Scroll Top
Sala Mindfulness

sala mindfulness

La meditación es una práctica milenaria y esencial, sobre todo si vives en grandes ciudades donde el estrés está a la orden del día. La necesidad de relajarnos, renovar energías y mejorar nuestro bienestar físico y mental, hace que diversas técnicas de meditación (como el mindfulness), sean tan beneficiosas. Nos ayudan a combatir el estrés, la ansiedad y nos transportan a un estado de calma, serenidad y claridad mental.

Un espacio de meditación debe poseer una decoración sencilla, sin distracciones, con colores suaves y neutros, que transmitan tranquilidad y serenidad (grises, tonos pasteles, blancos o color tierra). Se recomienda prescindir de casi todo el mobiliario, aunque podemos valernos de algún mueble de diseño minimalista, que ocupe poco espacio mientras nos aporta la funcionalidad que necesitamos.

Espacios para renovar el espíritu, calmar el alma y fortalecer la mente.

sala mindfulness antes

Nos encontramos con un dormitorio principal completamente amueblado. Baldosas de terrazo de color blanco y negro que revisten el suelo, junto a un pequeño zócalo de madera contrachapada con acabado de pintura plástica color marrón.

Las paredes de todo el inmueble disponen de un acabado blanco con gotelé.

Objetivo

Se propone crear un espacio de meditación y relax (destinado principalmente al ejercicio del mindfulness). Debido a la casi inexistencia de mobiliario, prescindimos de todo lo que hay en la habitación. Dicho espacio es el que menos luz natural recibe en la vivienda, por lo que es perfecta para crear una atmósfera que invite a la realización de los ejercicios de meditación, descanso, relax, etc...

Un espacio multifuncional, para realizar todo tipo de actividades grupales como individuales.

Preparación del espacio

  1. Quitar el “gotelé”, alisar y pintar las paredes de color blanco.
  2. Pintar las puertas y zócalos de color gris claro.
  3. Cambiar el pomo de cada puerta por otro metálico con agarre alargado.
  4. Cambiar el suelo de la estancia por losetas autoadhesivas de PVC (suelo vinílico) de imitación a madera, colocadas encima del suelo existente. La instalación no requiere obra.

Procedimiento

  • Medir el largo y el ancho del espacio donde se va a aplicar el nuevo suelo. Al resultado se le añade un 10% más, ya que es el material que se va a perder con los cortes.
  • Elección de material: Imitación a madera (color claro). Antes de comprar el material hay que asegurarse que el color y las betas de la madera de cada paquete coinciden.
  • Limpiar el suelo antes de realizar la colocación de las losetas. El trabado de las piezas será el 25% o 30% de la medida de la pieza.

Finalmente se incluye un inventario con el mobiliario y las indicaciones necesarias para llevar a cabo la propuesta.

SALA MINDFULNESS después

Representación de la propuesta final de la Sala Mindfulness mediante infografías 3D.